CHOQUE CULTURAL

Cuando viajas al extranjero, experimentas un   choque cultural. La reacción puede ser más o menos intensa, ¡tal vez ni lo notes!

Tenga en cuenta, sin embargo, que este es un fenómeno normal y completamente natural. Es necesario para su adaptación. El choque cultural afecta a todos, incluso a las personas más experimentadas. Se manifiesta con mayor frecuencia cuando nos sentimos un poco solos y alejados de todo lo que nos es familiar. Su impacto varía de persona a persona, su intensidad depende de tu destino y la duración de tu estancia. Parece obvio cuando lo piensas, todos lo hemos enfrentado.

Las diferencias culturales están en todas partes, aunque son más pronunciadas de un continente a otro. El hecho es que, incluso a nivel nacional, existen. Los síntomas del choque cultural son: irritabilidad, fatiga inexplicable, apatía, depresión, bocadillos compulsivos, ideas negativas sobre el lugar y las personas, dolencias menores, negativa a encajar, deseo de quedarse solo. Es inofensivo y temporal, pero la mejor manera de combatirlo es prepararse para ello.

Que participas en un estancia lingüística o en a programas humanitarios,  hacemos todo lo posible para prepararte y apoyarte durante toda la aventura. Lo encontrarás en la guía general del viajero, varios consejos con respecto a su viaje.

Puede contactarnos en cualquier momento para hacer preguntas, ¡recuerde que ninguna pregunta es tonta!

Una vez que te hayas ido, estarás bien atendido a tu llegada, y los equipos locales estarán a tu disposición durante toda tu estancia.

Están acostumbrados a recibir extranjeros y, a menudo, han experimentado un choque cultural cuando viajan.

Pero, ¿por qué este choque cultural?

Porque a pesar de nosotros, cada uno tiene su propio bagaje cultural, son nuestras formas de actuar, de pensar, de nuestras reacciones, todo lo que hace que las cosas nos parezcan "normales".

Pero lo que es normal para nosotros puede no serlo para otros.

El choque cultural ocurre cuando todo lo que sabes, las reglas por las que siempre has vivido, se desafían y se ponen patas arriba.

Por ejemplo aquí, cuando hay trabajo en la calle, es de día para no molestar con el ruido de la noche.

En India, por ejemplo, es todo lo contrario, el trabajo se realiza de noche para no perturbar la vida cotidiana, ¡lo cual es muy desagradable a los ojos de los occidentales!

De hecho, en nuestro país, el individuo es más importante que la comunidad, mientras que en muchos otros países es todo lo contrario.

Los puntos que más difieren entre diferentes culturas suelen ser:

  • La importancia de la intimidad o la modestia (así, en algunos países, para saber si estás bien, ¡te preguntan si has ido al baño hoy!)

  • La noción de tiempo

  • Autosuficiencia (puede estar orgulloso de ser autosuficiente, pero también puede parecer extraño en comunidades donde la familia es muy importante y donde es poco probable que vaya solo a un lugar desconocido)

  • La limpieza (nos preocupan mucho los gérmenes, las fechas de caducidad, etc. pero en los países emergentes no esperes encontrar neveras puestas a 3 o 4 grados o casas fregadas con lejía todos los días, ¡cuidado, esto no quiere decir que la gente esté sucia! )

  • el lugar de la mujer

  • La politica

Para ilustrar el choque cultural, imagine tomar a una persona de una tribu africana y llevarlos a París o Londres, solos.

Imagine la conmoción y la angustia de esta persona. Aunque hubiera soñado con irse porque podía escuchar historias o ver estas ciudades en la televisión, la diferencia es tan grande que parece insalvable.

Esto es lo que puedes sentir, con mayor o menor intensidad, según el destino y la duración de tu estancia.

Si sientes que estás en medio de un choque cultural, aquí tienes algunos consejos para manejar mejor la situación:

  • Admítete a ti mismo que estás un poco perdido. ¡Esto no es un signo de debilidad, y el choque cultural es normal!

  • Trate de comprender el comportamiento y las reacciones de los habitantes. No los juzgues, sus formas no son mejores o peores que las tuyas, simplemente son diferentes.

  • Memorizar vocabulario básico, saludar en su idioma. Verás, cuanto más intentes encajar, menos serás tratado como un extraño.

  • Cuídese, coma sano y duerma lo suficiente. La fatiga solo empeora las cosas.

  • Juega al turista, descubre el entorno y la belleza del país

  • Trate de desarrollar una red social, hacer amigos. Tienes mucha gente a tu alrededor (otros voluntarios, el equipo local, niños en orfanatos…)

  • Mantente en contacto con quienes te rodean y tu familia, habla con ellos sobre tus problemas.

  • Haz algo que te recuerde a "casa", escucha música, lee un libro, visita tus sitios favoritos en Internet.


A continuación encontrará algunos comentarios que hicieron los participantes en tiempos de choque cultural.

Observaciones como estas son comunes; es probable que te encuentres en situaciones similares. 

Intentemos detallarlos y responder con una estrategia para superar el problema:

Es muy diferente a lo que me había imaginado.

¡Claro que es diferente! La mayoría de los turistas que vienen a Francia esperan vernos paseando con una baguette bajo el brazo y una boina en la cabeza, ¡y piensan que en Francia todo es romántico!

Prepárate para enfrentarte a una realidad que será similar a la que habías imaginado, o un poco diferente, o todo lo contrario.

Documéntate sobre el país antes de irte, habla con alguien que ya haya estado allí y, sobre todo, no juzgues demasiado rápido y tómate el tiempo de observar.

No me gusta la comida, la mayor parte del tiempo no como nada.

Este es un problema recurrente cuando se viaja.

La adaptación a la comida es una de las dificultades más comunes para los viajeros.

Considere las comidas como un momento de convivencia que comparte con otras personas, y no como una restricción.

Respeta la comida que ha sido cuidadosamente preparada para ti, especialmente si te hospedas con una familia anfitriona.

Si hay alimentos que no soportas, dilo, el diálogo siempre es la mejor forma de congeniar.

Si no tiene apetito, puede haber una razón oculta; ¿Comes menos cuando estás estresado? ¿Extrañas tus platos favoritos?

Hable con su coordinador y otros participantes.

No entiendo cuando la gente habla y no puedo comunicarme.

El idioma puede ser una barrera, especialmente si no puedes hacerte entender con gestos. Pruebe otros medios de comunicación; visual, gestual o dibujar para comunicar.

Instintivamente, desarrollará habilidades para comunicarse de otra manera que no sea a través del lenguaje.

Antes de partir, pregúntate dos minutos e imagina cómo te comunicarás sin hablar el idioma.

Usa tu imaginación y aprende rápidamente el vocabulario básico.

¡Enfócate en lo que puedes hacer, no al revés!

Específico para viajes humanitarios:

No veo cómo lo que hago puede hacer una diferencia

¡Solo el hecho de tomar la decisión de irse ya hace la diferencia! Infórmate de tu proyecto antes de partir, imagina lo que harás una vez allí.

Si dudas del impacto de tu trabajo, dite a ti mismo que eres parte de algo más grande. Cada participante aporta su piedra al edificio, y juntos hacéis la diferencia. Piensa globalmente y actúa localmente. Muchos se van con la idea de querer cambiar las cosas, de ayudar en el acto. Debes saber que es difícil cambiar las cosas profundamente en unas pocas semanas o incluso en unos meses. Tu acción puede no tener resultados visibles al momento de tu presencia en el país, pero contribuirá a un cambio fundamental, más lento, menos visible, pero más importante para la vida de los niños o la preservación del medio ambiente. .

¡No cambiarás el mundo por tu cuenta, sino que contribuirás a él!

El trabajo no es muy difícil, la mayor parte del tiempo no tengo nada que hacer.

Este problema puede ser difícil de manejar. En algunos proyectos tendrás que usar tu imaginación e iniciativa para mantenerte ocupado. Si tienes una idea nueva, habla con tu coordinador antes de empezar, solo para comprobar que se ajusta a las necesidades actuales.

La primera vez después de su llegada, se le presentará el proyecto y observará al equipo local. Las tareas individuales vienen poco a poco, depende de ti demostrar que quieres involucrarte más.

La diferencia entre ricos y pobres me pone furioso

Nuestros pensamientos están influenciados por lo que vivimos y vemos todos los días. Naturalmente, utilizará su "sistema de valores" (que es parte de su trasfondo cultural) para juzgar las situaciones y las personas que lo rodean.

No juzgue demasiado rápido y tómese el tiempo para observar.

Respeta el hecho de que eres el extranjero y que estás en otro país con otra cultura.

No expreses tus sentimientos en público, pero habla con tu coordinador quien podrá explicarte cómo funciona la empresa.

Me siento frustrado por haber hecho un viaje tan largo y no poder descubrir el país aparte de este pequeño pueblo y la gente que vive allí.

La principal razón por la que has elegido participar es para ayudar y ser voluntario.

El viaje viene justo después. Si desea visitar el país, intente extender su estadía después de su misión.

Tu coordinador podrá guiarte y sugerirte un itinerario.

Mientras tanto, aprovecha al máximo lo que estás pasando, tu nueva vida diaria, ¡porque es una experiencia inolvidable que merece toda tu atención!

La única diferencia entre nosotros y los empleados es su salario.

Las organizaciones locales necesitan voluntarios por varias razones.

Algunos voluntarios se sienten trabajadores no remunerados, ya que realizan el mismo trabajo que los empleados locales.

Habla con tu coordinador, quien te explicará la importancia de los voluntarios en el trabajo humanitario.

La mayoría de las organizaciones no reciben ningún apoyo del gobierno, por lo que no pueden pagar a más personas.

La ayuda de los voluntarios es fundamental para la supervivencia de estas organizaciones.

Trate de ahuyentar los pensamientos negativos antes de desmotivarse.

 

Encuentro que el clima es difícil de vivir, estoy cansado todo el tiempo

Los cambios de altitud, temperatura o humedad pueden tener efectos dramáticos en el cuerpo.

Infórmese sobre el clima antes de ir.

Hidrátate con frecuencia y, si no te sientes bien, infórmaselo de inmediato a quienes te rodean.

Algunas cualidades imprescindibles para adaptarse a una nueva cultura:

Si tienes una o más de las siguientes cualidades, tu integración será más fácil:

  • Apertura de mente: la capacidad de ser abierto, sin prejuicios y sin ser sectario, tener una opinión flexible y abierto a las novedades.

  • Sentido del humor: te enfrentarás a situaciones molestas, que podrían desanimarte, hacerte llorar o enfadarte. Pero, con un buen sentido del humor, rápidamente te reirás y no te desesperarás.

 

  • Saber gestionar el fracaso: una facultad muy importante, porque todo el mundo fracasa en algo un día u otro. Las personas que están acostumbradas a triunfar en todo en casa (estudios, amistad, etc.) y nunca han fracasado pueden desestabilizarse en un entorno en el que no se puede con todo. Acepta que eres humano

  • Saber comunicar: el hecho de comunicar y compartir alegrías y tristezas, oralmente o con gestos, evita el aislamiento y favorece la integración.

 

Flexibilidad y facilidad de adaptación:

es tolerar y manejarse frente a lo desconocido, frente a situaciones ambiguas. No juzgas demasiado rápido y tratas de entender antes de actuar.

  • Curiosidad: es el deseo de conocer a otras personas, otros países, otras formas de pensar, etc. El primer paso hacia lo desconocido y por tanto hacia la adaptación es la curiosidad.

  • Expectativas positivas y realistas: existe una estrecha relación entre una idea positiva y una integración exitosa.

  • Tolerancia: La tolerancia hacia la diferencia (religiosa, práctica, estilo de vida, pensamientos) te ayudará en todos tus caminos.

 

  • Una mirada positiva: si logras expresar empatía hacia los demás, calidez humana, respeto y una mirada positiva, te integrará fácilmente a un nuevo grupo y harás amigos para toda la vida.

  • Ten confianza en ti mismo: no dudes de ti mismo, pero no te impongas a los demás. Tenga confianza en sus ideas, pero manténgase abierto a nuevas ideas.

Descubre los programas de ecovoluntariado, voluntariado e idiomas en haciendo clic